La artritis y los conflictos emocionales

La artritis es una enfermedad reumática en las articulaciones, de naturaleza inflamatoria, que viene acompañada de todos los signos característicos de la inflamación, en una o varias articulaciones. El dolor se siente independientemente de los movimientos que se hagan, y hace sufrir al enfermo tanto durante el día como en la noche.
Si yo presento artritis, necesariamente soy una persona muy crítica conmigo mismo y con los demás. Me fijo y critico todo en mi vida y en las personas que me rodean. Me fijo siempre en las cosas negativas, juzgo todo y a todos. Nada me complace, nada me satisface, nada me hace feliz, todo está mal, incluso yo. Y por lo tanto, voy poco a poco, empeorando. No me siento amado ni tengo la menor intención de amar o demostrar mi cariño.
¿Qué conflicto emocional estoy viviendo?
Si yo comienzo a presentar artritis, la gravedad o la velocidad con la que ésta se presente, dependerá de la gravedad de mi bloqueo emocional, mental y espiritual hacia la vida misma. Entre más duro sea yo conmigo y con los demás, entre menos sienta yo que tengo derecho a hacer lo que me gusta o a ser como me gusta, entre menos crea yo que los demás pueden ser o hacer lo que les gusta, menos sanaré. Además, soy de las personas que viven con el deseo de que todos los demás adivinen lo que necesito, porque soy “incapaz de pedirlo”. Por lo tanto, las probabilidades de que los demás adivinen lo que deseo, es casi nula, y eso me hará enfurecer y criticarlos aún más, porque nadie cumple mis expectativas, nadie está a mi altura, vivo amargado por ello y siento rencor por los demás.
Soy una persona difícil, incluso muchas veces, tengo deseos de vengarme porque los demás no han hecho lo que he querido o como yo lo he querido. Y esa ira me la trago, no la expreso.

Leer más